Primeros auxilios en el agua

Los riesgos ante cualquier accidente se encuentran todos los días, en cualquier lugar, para cualquier persona. Los riesgos en la alberca que atentan contra la integridad física de los bañistas también son un hecho real. Dentro de los distintos posibles accidentes se encuentran los golpes, las caídas y resbalones por lo mojado del suelo, el ahogamiento (que puede darse por diversos factores), los traumatismos, hemorragias, pérdidas conocimiento, crisis cardiacas. Es por esto que en los primeros auxilios, como primera respuesta a un accidentando, la base de todo es conservar la calma; se debe observar el origen o tipo de accidente con tres factures clave: respiración, hemorragias y/o pérdida de la conciencia.

Los niños disfrutan mucho cualquier nado y/o alberca, pero también son los que más se exponen a accidentes cuando no se toman las medidas de seguridad adecuadas. Por esto presentamos panoramas y primeras respuestas técnicas antes posibles caso de accidente.

Técnica de la respiración artificial
La técnica de respiración boca a boca se conforma por introducir aire expirado por el reanimador dentro del árbol respiratorio del accidentado. El socorrista debe adaptar perfectamente su boca a la del paciente y ha de tapar la nariz con los dedos índice-medio-pulgar para que no se escape el aire. La cabeza debe mantenerse hacia atrás para evitar que se ahogue con la lengua.

Técnicas del masaje cardíaco

Colocado el accidentado en una superficie firme, se aplica la palma de la mano del
reanimador sobre el tercio inferior del esternón (aproximadamente en medio de los dos pezones) y la otra mano se coloca sobre la primera. Con la presión de las dos manos se hunde el esternón y se comprime el corazón entre este hueso y el plano duro de la columna vertebral. Esto produce una estimulación directa sobre el músculo cardiaco.

Pérdida de conocimiento
Es necesario mantener al lesionado en el piso, en posición lateral, aflojando la ropa que pueda dificultar su respiración y abrigarlo mientras se espera su traslado. Para evitar que se ahogue con la lengua se le ha de girar la cabeza hacia un costado.

Hemorragias
Se debe comprimir la herida con gasas o ropa limpia a fin de taponar la hemorragia. Si ésta se presenta en una extremidad y no se detiene por compresión, es posible utilizar torniquete como último recurso.

Ahogo
Lo primero que ha de hacerse a un bañista que se está ahogando es sacarlo del agua, al menos la cabeza. Si no respira, se ha de comenzar inmediatamente la respiración artificial, incluso con la víctima dentro del agua. Si no se palpa el pulso en el cuello (carótida), se ha de practicar masaje cardíaco al mismo tiempo que la respiración artificial tan pronto como el paciente pueda ser instalado en posición horizontal encima de una superficie firme.

Calambres
Suceden cuando los músculos de la pierna, el muslo o el pie se agarrotan. Ante esto
sacar del agua al bañista, estira la pierna y los dedos y fricciona la piel con suavidad. Repite estas acciones hasta que el dolor haya cesado.

Aunque la misión del socorrista es el rescate, más allá de los primeros auxilios,
fundamentales en caso de ahogamiento, la principal medida para evitar accidentes en una piscina, especialmente en menores, es la prevención.

Artículo escrito por:
albercasmontalvo.com

Leave a comment